Atención al cliente(9.7611940298507:
    Calidad/Precio(9.3:
    Proceso de compra(9.53125:
    Producto(9.5081967213115:
    Satisfacción general(9.4848484848485:

Newsletter

Colchón duro, colchón blando

Publicado el 15/12/2016
Publicado en Información, Colchones
Colchón duro, colchón blando

La firmeza es uno de los factores que más nos influyen a la hora de cambiar el colchón. ¿Cuál es la correcta?

Es posible que ya sepas que respecto a la firmeza de un colchón sólo existe un estudio científicamente relevante que indica que los colchones de firmeza media son los adecuados para los dolores lumbares inespecíficos. A partir de ahí todo son opiniones y, por supuesto la tuya es la más importante ya que eres tú quien va a dormir en ese colchón.

A lo dicho anteriormente solo podemos poner una excepción lógica. Si sufres alguna patología en la espalda, es tu médico quien tiene la última palabra respecto a la firmeza del colchón. Es él quien conoce mejor que nadie cuales son las necesidades de tu cuerpo cuando se ve afectado por una enfermedad que condiciona tus necesidades de descanso. Bien es cierto que a veces, al ser tan escasa la literatura científica relevante al respecto, ni siquiera el propio médico dispone de criterios objetivos para la elección de la firmeza del colchón.

Ante la duda nuestra experiencia nos indica que la firmeza media es la que consigue mejores resultados en términos generales. Ante la duda, es la firmeza que recomendamos. El problema es cuál es la percepción subjetiva que tenemos cada uno sobre la firmeza de un colchón. Efectivamente, lo que para una persona es un colchón blando, para otra es demasiado duro. Existen medidas objetivas para determinar la firmeza de un colchón pero de poco sirven si las enfrentamos a nuestra percepción subjetiva.

Por otro lado tumbarnos unos minutos en un colchón puede servirnos para hacernos una idea grosera de su firmeza pero hasta que no durmamos unas cuantas noches sobre él, no tendremos una idea precisa sobre si tiene la firmeza que nos resulta adecuada. Puede darse el caso de que un colchón en un primer momento nos parezca durísimo y poco tiempo después nos parezca demasiado blando. Este es el caso del material viscoelástico. Un colchón viscoelástico frío parece muy duro pero, en cuanto se calienta con nuestro cuerpo, dependiendo del tipo de viscoelástico, pierde gran parte de esa firmeza pudiendo llegar a parecernos demasiado blando.

Llegados a este punto parece que es imposible determinar cuál es la firmeza de colchón que nos conviene, pero no es así.

Nuestra experiencia nos indica que la mejor forma de determinar esa firmeza viene marcada por las sensaciones que te han producido tu colchón anterior. Un experto, conociendo el tipo de colchón en el que has dormido últimamente, los años que tiene, tus características físicas y personales, y las sensaciones que te ha producido ese colchón tanto cuando lo compraste como al pasar de los años, puede identificar con bastante precisión cuál es la firmeza que te conviene para que tu descanso sea el más adecuado.

Si el experto en colchones con el que estás realizando tu compra te plantea muchas preguntas, te puede parecer un pesado, pero en el fondo está haciendo bien su trabajo. Cuanto más conozca tus características y tus preferencias, si es un buen conocedor del descanso, mejor podrá asesorarte. Ten en cuenta que van a ser muchos años durmiendo en ese colchón.

COMENTARIOS

No hay comentarios por ahora.

Añadir un comentario